Zoido vuelve a defender el dragado del río y exige que se tomen "ya todas las soluciones"

Señala que el proyecto requiere también “una modernización de los regadíos” que podría ser financiada con fondos europeos.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha defendido una vez más el dragado de profundización promovido por la Autoridad Portuaria sobre el tramo navegable del río Guadalquivir y ha avisado de que “dilatar” aún más el intenso debate relativo a este proyecto “no resuelve la situación”, por lo que ha llamado a “tomar ya todas las decisiones” necesarias.

El primer edil ha protagonizado la apertura de una jornada de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), sobre el proyecto del dragado de profundización del río Guadalquivir, un proyecto que como Zoido ha recordado, “está teniendo un debate demasiado largo”, pues el asunto lleva años sobre la mesa. Mediante este dragado de profundización, la Autoridad Portuaria espera que el tramo navegable del río Guadalquivir permita el tránsito de naves de mayor calado, aunque el proyecto encuentra una firme oposición en el sector agrícola de la comarca del Bajo Guadalquivir, que teme que un incremento de la salinidad del río acabe afectando a los cultivos de toda esta zona donde el sector primario juega un papel fundamental.

Mientras el segundo proyecto técnico elaborado por la Autoridad Portuaria sigue a la espera de ser autorizado por las autoridades, pues primero debe ser aprobado su proyecto paralelo de protección de márgenes del río, un aspecto cuyo primer documento no ha superado la criba del Consejo de Participación de Doñana y la Consejería de Medio Ambiente, el alcalde ha insistido que el dragado de profundización “es viable, necesario y compatible con la salvaguarda de las riberas y el estuario del río”.

“Yo estoy convencido de que el dragado es viable salvaguardando todos lo intereses en juego”, ha dicho avisando, eso sí, de que el asunto requiere también “una modernización de los regadíos” en el Bajo Guadalquivir para permitir precisamente esa compatibilidad. En ese sentido, ha asegurado que es posible cosechar financiación europea para que “los regantes no corran con los gastos enteros” de la modernización de los regadíos.

Zoido cree que el debate técnico y público relativo al dragado de profundización es ya “demasiado largo” y tal extremo “no beneficia en nada al proyecto”. “Dilatar el proyecto con más debate no resuelve la situación”, dice llamando a “tomar ya todas las decisiones” necesarias para resolver este conflicto.

El primer edil, además, ha señalado la declaración de impacto ambiental que, desde 2003, regula los dragados de mantenimiento y conservación acometidos anualmente por la Autoridad Portuaria sobre el cauce vivo del río Guadalquivir, toda vez que el dragado de profundización requiere además el beneplácito expreso de las administraciones autonómica y central.
Cabe recordar al respecto que en la anterior legislatura, la propuesta elevada a la Administración central por la Autoridad Portuaria para el dragado de profundización fue desechada al entender el Estado como parte “inherente” a la declaración ambiental de 2003, el dictamen de la comisión científica para el estudio de las afecciones del dragado del Guadalquivir, que consideraba que el dragado de profundización es incompatible con la conservación del estuario del río. Tal extremo, así, supuso el fin de aquel proyecto en concreto.
Actualmente, la Autoridad Portuaria promueve un nuevo proyecto técnico para el dragado de profundización, al objeto de licitarlo si finalmente obtiene los parabienes de las administraciones, si bien como hemos señalado el Consejo de Participación de Doñana y la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se han pronunciado contra el aspecto de este proyecto relativo a la protección de las márgenes del río, extremo que motiva una reconfiguración de este documento concreto.

El alcalde ha insistido en la idea de que es posible “salvaguardar” plenamente todos los intereses “en juego” a través de la elaboración de un proyecto “viable” en el plano técnico,con medidas para proteger las riberas y el estuario, y la “modernización” de los regadíos para apoyar la “compatibilidad” que requiere el proyecto.
En la posterior mesa de debate sobre la “polémica” del dragado, han participado el director técnico de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Juan Saura; el director de Ferrovial Servicios, Ignacio Gastón; el primer teniente de alcalde, Javier Landa; el presidente de la Cámara de Comercio, Francisco Herrero; y el jefe de la área de la Autoridad PortuariaJoaquín Vera, exponiendo los tertulianos que pese todo el debate público suscitado, “el impacto general” del proyecto sobre el medio ambiente “es pequeño”, pues “la turbidez del río viene de la erosión, pero de aguas arriba”, según Juan Saura.
El director de Ferrovial Servicios, de su lado, ha defendido que las “soluciones” técnicas incorporadas al nuevo proyecto “son las correctas”, toda vez que Javier Landa ha manifestado que gracias al dragado de profundización, “entre el 70 y el 80 por ciento” de la flota mundial tendría acceso al Puerto de Sevilla. Landa ha defendido plenamente el dragado y, como“alternativa”, ha recordado el proyecto sopesado décadas atrás para crear un canal navegable que permitiera el acceso de buques de gran tonelaje, paralelo al cauce del río Guadalquivir, desde Sevilla hasta su desembocadura en el puerto de Bonanza, en Sanlúcar de Barrameda.

 

Fuente: Diario de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *