Noticia sobre puerto de Sevilla, de la revista NAUCHER

El último consejo de administración del año celebrado en la Autoridad Portuaria de Sevilla ha dado luz verde a dos grandes proyectos que reforzarán el desarrollo del puerto como nodo logístico del Sur peninsular. Por un lado, el consejo ha otorgado a OPDR, filial de la tercera mayor naviera del mundo (CMA CGM), y a Boluda Corporación Marítima la concesión administrativa para la explotación de la terminal de contenedores. Por otro, ha aprobado la ampliación de la ZAL para que el líder inmobiliario Merlin Properties construya una nueva nave de 5.200 metros cuadrados.

Estos acuerdos concluyen el proceso de desarrollo logístico de la dársena de Batán y consolidan la apuesta a largo plazo de tres grandes grupos inversores por el puerto de Sevilla. Además, van en línea con las bases del plan estratégico de la Institución portuaria, el cual establece un nuevo modelo de negocio orientado a la implantación de un clúster logístico e industrial. Todo ello bajo la visión de “puerto marítimo de interior”.

Primera concesión en la Zona Franca

EL consejo de administración ha aprobado el otorgamiento de una concesión administrativa por 40 años a Sevitrade para la ampliación de su superficie en la Zona Franca. La empresa concesionaria ya se encontraba instalada en el Polígono Torrecuéllar, espacio en el que actualmente está ubicada la Zona Franca, y con esta concesión ha aumentado en cerca de 19.000 metros cuadrados su área operativa en el puerto.

Sevitrade invertirá 3 millones de euros para acondicionar la nueva parcela destinada a la carga, descarga y almacenamiento de aceites a granel, productos líquidos y productos químicos. Asimismo, prevé construir una nave de unos 10.000 metros para el acopio de mercancía general y para la fabricación de abonos compuestos. Se estima que la nave esté operativa a mediados de 2017, entre los meses de junio y julio.

En los cerca de 30 años que lleva operando Sevitrade en el puerto de Sevilla, desde su fundación en 1989, la firma ha diversificado su actividad enfocándola hacia la consignación de buques, la carga y descarga y el almacenamiento de mercancías sólidas y líquidas. Su actividad queda reflejada en las 655.000 toneladas movidas y los 188 buques operados en 2015. Para 2016, las previsiones apuntan a que se alcanzarán las 800.000 toneladas y los 220 buques, lo que supondrá un incremento del 22% en la actividad de la empresa.

En la actualidad, Sevitrade ocupa una superficie que alcanza los 129.000 metros cuadrados dentro del dominio público portuario. Estos están distribuidos en los 35.100 metros de la terminal de líquidos de la dársena del Cuarto y el resto, 93.600 metros, en la actual Zona Franca. Fuera del ámbito portuario, la compañía dispone de varias naves de almacenamiento en el Polígono Industrial la Isla, en Dos Hermanas.

Desde el 1 de septiembre de 2016 la Zona Franca de Sevilla, la quinta de España, es ya una realidad. Junto a Sevitrade hay cinco empresas más instaladas en la zona: Jannone, Hispalense de Líquidos, Transformados Huévar, la Terminal Portuaria Esclusa y Cuadros Eléctricos Nazarenos. Esta última presente desde el pasado mes de octubre al ocupar la parcela en la que estaba instalado el Centro Logístico Torrecuéllar de la empresa Abengoa.

Además de las ventajas fiscales a las que Sevitrade puede acogerse por estar instalada dentro de la Zona Franca, para solicitar su ampliación la empresa ha valorado las condiciones logísticas de la parcela y su proximidad al muelle de la Esclusa, a unos 200 metros. El acceso marítimo al interior del territorio, unido a las conexiones terrestres por medio del ferrocarril, dotan a la Zona Franca y al puerto, en general, del entramado logístico necesario para que las empresas que allí se instalan ganen en competitividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *