Archivo de la etiqueta: mercancía

Sevitrade amplía sus instalaciones en 25.000 metros cuadrados

Reportaje sobre Sevitrade en Revista digital Veinte Pies.

El origen de la trayectoria empresarial de Francisco García Campos, presidente de la compañía Sevitrade, se remontan al puerto de Valencia y al año 1961. Fue entonces cuando este valenciano de pro empezó a desarrollar su actividad en el desguace de buques de Incolesa, del que pasó a Aguilar y Perís. En 1974 se trasladó a Sevilla para montar un desguace de buques, el germen de la compañía que hoy dirige su hijo, Javier García, administrador único de la sociedad
VM, 14/07/2016
Enviar
Quise aprovechar la oportunidad que presentaba esta actividad, que se encontraba en pleno apogeo y Sevilla ofrecía muchas posibilidades, debido a la oferta de buques que se enviaba a desguace por la salida de barcos del gobierno americano que habían quedado en la reserva tras la segunda guerra mundial – explica Francisco García Campos -. Tras unos años, en los que estas naves quedaron obsoletas, empezaron a venderlas para desguace y por nuestras instalaciones pasaron buques como el Victory, el Liberty o el T-2, que era un buque tanque”.
Unknown-1

 

 

Francisco García Campos es el fundador y presidente de la compañía

La Autoridad Portuaria de Sevilla otorgó una concesión a García en el Muelle de la Esclusa para realizar esta actividad hasta el año 1989. En esos últimos años el desguace de buques había empezado a resentirse con la entrada de España en la Comunidad Económica Europea. “El sector siderúrgico se vio muy afectado cuando se eliminaron las desgravaciones fiscales a la exportación”, señala García.

Unknown-2

 

 

Las obras de ampliación concluyeron en noviembre del pasado año
Entonces este empresario valenciano optó por reinventarse y decidió constituir, en el mismo muelle, Sevitrade, S.A. como terminal de líquidos y sólidos, construyendo naves y depósitos e iniciando la actividad de descarga, manipulación y ensacado de cemento, que llegaba al puerto andaluz en buques neumáticos, al tiempo que arrancaba la descarga de fertilizantes y ensacado. Además, en la terminal de líquidos se empezó a exportar aceite de girasol.

Junto a esta actividad en el Muelle de la Esclusa, donde en la actualidad se realiza la operativa portuaria, la compañía amplío su campo de acción al polígono de la Isla y al polígono de la Red de Alcalá de Guadaira, donde todavía opera como actividad complementaria a la portuaria. Por otro lado, las oficinas de Sevitrade se encuentran en la Carretera del Copero. Como valenciano que añora su tierra, Francisco García Campos atesora allí su pequeño museo de objetos de navegación y también de recuerdos de la Comunidad Valenciana, entre ellos la imagen de la Virgen de los Desamparados, la bandera valenciana o la del Unknown-3Levante C.F. y el Valencia C.F..

 

 

 

La empresa también se encarga del ensacado de cemento en big bags

En la zona de muelles Sevitrade cuenta con una línea de atraque de 300 metros y ocho grúas y en la zona de la Esclusa acaba de ampliar la superficie, a finales de 2015, en 25.000 metros cuadrados, de los que 9.000 metros cuadrados son de nave y 16.000 metros cuadrados de explanda. De esta forma, la compañía ha pasado de gestionar 33.000 metros cuadrados a gestionar 65.000 metros cuadrados, atendiendo así el incremento de la demanda y adaptándose a la tendencia del mercado de incorporar buques de una eslora cada vez mayor.

Unknown-4

García Campos frente a la nueva nave
Del total de superficie de Sevitrade hay 35.000 metros cuadrados de naves y la compañía está estudiando continuar con su ampliación de instalaciones y sumar a las actuales otros 15.000 metros cuadrados de superficie, de los que 10.000 serían para una nueva nave. Además, Sevitrade acaba de inaugurar dos nuevos depósitos de acero inoxidable con capacidad para 2,2 millones de litros cada uno, destinados principalmente a aceite vegetal y fertilizantes líquidos.

Unknown-5

Los dos nuevos tanques para graneles líquidos tienen capacidad para un total de 4,4 millones de litros
“Cuando la actividad de desguace empezó a trasladarse a países de Extremo Oriente, en los que la mano de obra es mucho más barata, quisimos aprovechar nuestra relación con las empresas aceiteras y de otros sector próximos y del área de Sevilla y decidimos instalar tanques para la exportación de aceite, principalmente de girasol crudo, una actividad que en aquellos momentos florecía y no contaba con instalaciones adecuadas”, recuerda Francisco García Campos. Y es que la mercancía se trasladaba del camión al buque, con la demora que esto suponía, y apenas había instalaciones donde almacenar el aceite hasta la llegada del buque y realizar la carga en un tiempo óptimo.

El aceite sirvió para arrancar con esta nueva actividad y después Sevitrade empezó a operar con otros productos líquidos y también algunos sólidos que se han convertido en un tráfico importante para el puerto de Sevilla, donde la compañía sigue invirtiendo y ampliando sus instalaciones. “