España recalca a la Unesco que no habrá dragado hasta que se mejore el estuario

La respuesta de las autoridades españolas al Comité de Patrimonio Mundial contrasta con el optimismo del Puerto, del Ayuntamiento, de los empresarios y sindicatos respecto a esta obra.

 

Un jarro de agua fría para el optimismo del Puerto de Sevilla, convencido de que este año podrá acometer el dragado de profundización del río para ampliar el canal de navegación al menos 85 centímetros en una primera fase.
La Secretaría de Estado de Cultura del Gobierno español ha remitido a la Unesco un informe de conclusiones sobre la conservación del Parque de Doñana (considerado Patrimonio Mundial) en el que descarta por completo el dragado de profundización del Guadalquivir que promueve el Puerto “hasta que las condiciones medioambientales del estuario no cambien sustancialmente”. El documento, fechado en enero de 2015, consta como realizado por el “Estado parte”, es decir, España.
La noticia, adelantada ayer por Europa Press, puede consultarse en la página web de la Unesco (whc.unesco.org/en/list/685/documents/) que da cuenta de todos los documentos e informes de la Unesco relativos al Parque Doñana desde 1994. El de 2015 aparece al final de la lista.
La Unesco lleva años haciendo informes y opinando sobre el proyecto del dragado del río al considerar que la obra es una amenaza para Doñana, una reserva natural declarada Patrimonio de la Humanidad y sitio Ramsar por sus humedales de importancia internacional. De hecho, Doñana se encuentra en la zona del estuario que se quiere dragar.
En este informe resumen de conclusiones, con membrete del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Secretaría de Estado dice exactamente que “en relación a las amenazas que están preocupando al Comité de Patrimonio Mundial, se ha afirmado claramente que las autoridades españolas desean impedir el dragado más profundo del río Guadalquivir hasta que las condiciones del estuario no cambien sustancialmente”. El documento aparece reproducido sobre estas líneas con la traducción al español de sus párrafos claves. Es la primera vez que el Gobierno español responde a la Unesco de forma tan categórica descartando el proyecto de profundización del canal de navegación que persigue el Puerto para mejorar la entrada de barcos de gran tonelaje entre Sevilla y Sanlúcar de Barrameda.

 

La dirección del Puerto de Sevilla, sin embargo, respondió ayer a este periódico que no le consta este informe del Gobierno español a la Unesco y que, por tanto, no puede opinar al respecto.

En 2014 la respuesta del Gobierno español a la Unesco fue más suave respecto al dragado y al estado del estuario. Entonces el Estado español contestó a la Unesco que se habían llevado a cabo estudios técnicos y medidas regulatorias para mejorar las condiciones del estuario. Y resaltaba que no había comenzado aún ningún proyecto sobre el dragado de profundización del río, y que cualquier acción al respecto debe cumplir las condiciones impuestas por la declaración de impacto ambiental. El documento también puede consultarse en el enlace citado de la Unesco.
Ese mismo año la Unesco fue clara al pedir al Estado español “un compromiso firme para no autorizar los proyectos de dragado de profundización del río Guadalquivir, considerando el impacto potencial sobre el valor universal excepcional de Doñana”.
La insistencia contra el dragado del organismo internacional que vela por el Patrimonio Mundial y la ratificación del Gobierno central de que no se hará nada hasta que el estuario se recupere   contrasta con el convencimiento del Puerto de Sevilla, de Puertos del Estado, del Ayuntamiento de Juan Ignacio Zoido, de los empresarios y de los sindicatos de que este año 2015 se acometerá la primera fase de la obra para no perder los fondos europeos asignados.
El Gobierno central no ha dejado de mantener en los últimos años que antes de dragar había que garantizar la defensa de Doñana, además del resto de requisitos que marca la Declaración de Impacto Ambiental. Tras un sesudo estudio del estuario sobre su mal estado (carencia de oxígeno por falta de agua dulce), una comisión científica dictaminó en 2010 desestimar el dragado e iniciar el proceso de nuevo una vez recuperado este tramo del río.

 

Fuente: Diario de Sevilla

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *