El Puerto gana la primera batalla a los ecologistas contra el dragado

La Audiencia Nacional desestima el recurso de WWF contra la autorización ambiental de 2003.

La presidenta del Puerto de Sevilla, Carmen Castreño, celebró ayer como “buena noticia” la sentencia de la Audiencia Nacional que ha rechazado el recurso de los ecologistas contra el permiso ambiental que el Ministerio concedió en 2003 al proyecto inicial del dragado del río y consideró que tiene vía libre para ampliar el canal de navegación una vez superado este escollo judicial. Según Castreño, la sentencia viene a decir que la autorización ambiental del Ministerio está plenamente en vigor y no cabe tener en cuenta el informe de la Comisión Científica que en 2010 desaconsejó el dragado.

Por contra, la organización ecologista WWF España, que presentó el recurso, se sorprendió ayer de que el Puerto celebre la sentencia y advirtió que la batalla judicial no ha terminado: recurrirán ante los tribunales el proyecto definitivo del dragado que tiene que presentar el Puerto al Ministerio para su autorización. WWF interpreta que la sentencia es “bastante negativa para los intereses portuarios” porque ratifica que el proyecto definitivo de dragado “deberá integrar los contenidos de la declaración de impacto ambiental (DIA), incluido el informe de la Comisión Científica”.
Pero ¿quién dice la verdad de las dos partes en litigio? Objetivamente el Puerto ha ganado la primera batalla judicial a los ecologistas, pero quedan más. El fallo de la Audiencia Nacional, emitido el 24 de octubre de 2014 por la sección primera de la sala de los contencioso-administrativo, desestima el recurso por cuestiones formales: las declaraciones de impacto ambiental son trámites que no pueden recurrirse de forma autónoma, según el texto analizado por este periódico. “Según ha establecido la jurisprudencia, las declaraciones de impacto ambiental son actos de trámite simples y no resultan susceptibles de recurso autónomo o independiente de la resolución final del procedimiento de autorización de la obra o actividad”, asegura la sentencia en sus fundamentos de derecho.

La Audiencia no entra en el fondo de la cuestión: si puede o no hacerse el dragado, sino únicamente en si puede impugnarse una Declaración de Impacto Ambiental. El Alto Tribunal aclara que lo único que puede impugnarse es el proyecto posterior que se elabore sobre la base de esta autorización. “La impugnación del hipotético acto administrativo autorizatorio del proyecto sería el cauce mediante el cual deberían oponerse las objeciones medioambientales que se estimaren oportunas, tanto frente a la propia declaración de impacto ambiental como al proyecto”. Por eso los ecologistas anuncian que recurrirán en los tribunales el proyecto definitivo del dragado que presente el Puerto al Ministerio para su aprobación.
Respecto al dictamen de 2010 de la Comisión Científica que no gusta nada a la presidenta del Puerto, la Audiencia Nacional considera que “se contemplaba en la propia Declaración de Impacto Ambiental, en el procedimiento de elaboración y aprobación del proyecto de ejecución correspondiente”. Por tanto, ratifica que no puede obviarse por el Puerto en su proyecto del dragado.

Pero a su vez agrega que ese dictamen de la Comisión Científica no altera la autorización ambiental que dio el Ministerio.”El contenido de dicho informe no hace inoperante la Declaración de Impacto Ambiental ni altera su naturaleza meramente instrumental”, reza el texto.
La presidenta del Puerto rechazó ayer el dictamen de la Comisión Científica, en un acto organizado a favor del dragado por la Plataforma Sevilla por su Puerto, con el argumento de que “no dice lo mismo exactamente que el estudio de los científicos dirigido por el catedrático Miguel Losada”.

Castreño elogió el estudio del CSIC dirigido por Losada al calificarlo como “un hito en Andalucía y a nivel internacional que le sirve a la Autoridad portuaria para muchos trabajos y para continuar los estudios”. La paradoja es que este informe que elogia sirvió a la comisión científica para emitir en 2010 el dictamen que desaconseja el dragado por el momento.

Fuente: Diario de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *